El Volcán Quilotoa queda ubicado en la provincia de Cotopaxi, a unas 2 horas en bus desde Latacunga. Su nombre proviene de dos vocablos quichuas “quiru” que quiere decir diente y “toa” que significa reina debido a la forma de la laguna. En el viaje uno puede ver el paisaje antes de llegar a la laguna que tiene la facultad de dejarte con la boca abierta.

El agua de la laguna posee un color verde esmeralda y varía de acuerdo a la temporada, con verde azulado o casi amarillo mostrando un cuadro imponente de acuerdo a la sombra y a la luz. El entorno de este volcán es el páramo de Zumbahua, varias comunidades indígenas.

Este lugar tiene una leyenda que cuenta que hace un tiempo, en la caldera circular ubicada en el centro del volcán, aparecía en la superficie de la laguna un dios llamado Quilotoa al cuál se le consideraba el rey de las erupciones de todos los volcanes ya que destruía todo a su paso, además existía un dios que podía encontrarse bajo el agua de esa laguna y cuando el volcán entraba en erupción los dioses se peleaban por lo que en el siglo XVIII destruyeron todo lo que existía a su alrededor.
Un hombre de la zona presenció la pelea entre los dos dioses y vio que se arrojaban fuego el uno al otro, nadie sabía quién era el dios que peleaba con el Quilotoa este dios era el Toachi que le tenía odio al Quilotoa porque este en su laguna refleja el color del cielo y el Toachi no podía desahogar su furia; por estos motivos se producían grandes desastres en el sector.